Cumplir la expectativa creada

Lo puedo ocurrir en muchos sitos, en mi caso era el típico restaurante de la costa.

No hay nada mejor, que comer un pescado fresco en plan “directamente del mar al paladar”.

Y se acepta como en esta situación, que la oferta de pescado era poco. Lo importante era, que el producto era fresco. Y en cuando sirvieron el plato, el pescado cumplió todas las expectativas: fresco y riquísimo. También las patatas fritas eran caseras y muy ricas. Pero que decepción: todo iba acompañado con unos champiñones de lata.

Si ofreces productos de calidad, no deberías destruir una buena imagen y percepción con unos productos de mala calidad.

Si ofreces productos frescos es casi preferible si no tienes mas ingredientes que solo pones p.ej. unos tomates frescos o ningún acompañante en lugar de un producto de baja calidad.

Como bien sabemos, este último tiene una influencia negativa en la percepción general y la reputación de un local.

A veces “menos es mejor”, si gana la calidad.

Anuncios